Cómo vestirte para una entrevista de trabajo

    0
    723

    La primera impresión cuenta, y cuenta mucho, y cuando nos enfrentamos a una entrevista de trabajo debemos asumir que nuestro aspecto, nuestro atuendo, influirá en el resultado. Porque la persona ante la que nos exponemos no tiene muchos más datos sobre nosotros. Un currículum y alguien a quien conocer, por eso, nuestro lenguaje corporal, nuestro comportamiento y nuestra indumentaria en general, nos guste más o menos, tiene mucho peso en la decisión.

    Los colores también influyen, de hecho, los estudios hablan de que, por ejemplo, las personas que visten en tonos grises transmiten que son más analíticas, y los responsables de recursos humanos afirman que el mejor color es el azul, seguido del negro; ambos hablan de profesionalidad. El naranja se sitúa entre los peores.

    Vamos a ver algunos consejos que podéis tener en cuenta a la hora de vestiros para acudir a una entrevista de trabajo.

    1. Intenta conocer la empresa. Si tienes algún conocido dentro, pregunta cómo suelen vestir. Si no, investiga bien el sector al que pertenece, para saber qué tipo de vestimenta va a ser la más adecuada. No es lo mismo un trabajo de oficina que de cara al público que uno creativo.
    2. La importancia de los accesorios. Los zapatos, collares, pendientes, cinturón, anillos, todo importa. Es mejor pecar de poco que pasarse de joyas o que sean demasiado vistosas, pueden distraer la atención de nuestro interlocutor. Un reloj siempre es un complemento elegante para mujeres y para hombres. La clave está en no ponernos demasiadas cosas que no solamos llevar de costumbre, se notará que no es natural.
    3. El aspecto general. Además de llevar un atuendo apropiado para la ocasión, debemos tener en cuenta nuestro aspecto, el cabello, la piel, el afeitado, las manos,… Sobra decir que todo tiene que lucir limpio y aseado, ya que la higiene personal es otro aspecto fundamental en las entrevistas de trabajo. En el caso de las chicas, el maquillaje deberá ser discreto y sin estridencias, como decíamos anteriormente, todo debe transmitir naturalidad pero a la vez profesionalidad.
    4. El traje sastre para los chicos es un toque formal que transmite profesionalidad, y los tonos grises, azules o negros serán los más adecuados como antes comentábamos. Si sabes que esa empresa no se estila el tema traje, deberás lucir un atuendo más casual, por ejemplo, con unos pantalones chinos con camisa y cinturón. En las chicas, la falda aporta toque femenino y el pantalón habla de seguridad, incluso de cierto poder. Una blusa en tonos suaves también es apropiada, y trataremos de evitar minifaldas y escotes demasiado prominentes. En la discreción estará el acierto y se trata de evitar, en cualquier de las situaciones, que parezca que vamos disfrazos.
    5. El lenguaje corporal. Tanto como la ropa que elijamos es la postura que adoptemos. Debemos estar relajados pero firmes, alerta, transmitiendo calma y seguridad. El apretón de manos inicial ha de ser sólido, y mantendremos el contacto visual con la mirada. Y nunca, nunca, perderemos la sonrisa.
    6. La importancia de los colores. Vamos a resumir qué proyecta cada color para que conozcamos la mejor manera de utilizarlos:
    • Negro: mejor no ir exclusivamente de negro porque transmite un aire un poco lúgrube. Podemos contrastarlo con tonos más claros. Da sensación de seriedad.
    • Azul marino. En el campo profesional, es favorecedor y proporciona sensación de profesionalidad, integridad y de saber trabajar en equipo.
      Gris. Es un color distinguido aunque si es más claro puede dar sensación de aburrimiento. Tampoco favorece si estamos muy blancos.
    • Azul. Calma y empatía.
    • Marrón. Tradicional y aburrido. Mejor evitarlo.
    • Rojo. Es un color que altera el sistema nervioso, es dominante. Arriesgado.
    • Amarillo. Es el color de la energía, la creatividad y la alegría, en el lado contrario de la estrategia y la lógica. Puede usarse en algún complemento o elemento pero con moderación, y según a qué tipo de puesto estemos optando.
    • Naranja. Apropiado para trabajos creativos, positivo, transmite personalidad original y extrovertida.
      Morado. Es un color relajante y distinguido. Favorecedor.
    • Blanco. Habla de pureza y elegancia.
    Compartir
    Artículo anteriorBecas Estudio, contra el canon AEDE
    Artículo siguiente¿Residencia o piso compartido? Pros y contras
    Colabora con Becas Estudio desde su creación. Licenciada en periodismo, ha seguido muy de cerca el mundo de la educación ofreciendo día a día noticias y becas de interés para estudiantes y actuando como guía en su camino hacia la formación que les garantice un futuro profesional prometedor.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here