Consejos para redactar una atractiva hoja de vida

    0
    567
    redactar hoja de vida

    Durante un proceso de selección para obtener un empleo suelen sucederse diferentes fases, y en cada una de ellas es necesario aportar distinta documentación. Primero envías tu currículum y, con él, puedes adjuntar distintos escritos que avalen tu candidatura. Uno de ellos es la hoja de vida. Se trata de un texto en el que te das a conocer y que debe incluir información interesante sobre ti y sobre lo que puedes aportar a la empresa.

    No hay una segunda oportunidad para causar una primera impresión, así que vamos a ver 5 consejos para redactar una atractiva hoja de vida que seduzca a quien la reciba.

    1. La hoja de vida debe ser concisa y estar escrita en un lenguaje claro. No deberá superar las dos páginas de extensión y en ella deberás incluir información relacionada con tu formación y tu experiencia profesional. La persona que la lea no le va a dedicar excesivo tiempo, así que no te extiendas con datos imprecisos ni divagues. Sobra decir que debe estar impecablemente escrita, sin faltas de ortografía.
    2. Redacta tu hoja de vida orientaba al puesto de empleo al que estás optando. Nada de tener un texto base que te sirva para todas las candidaturas. Tiene que ser específica para cada una de ellas. Redacta tu perfil en un párrafo de unas cuatro líneas, donde expliques la experiencia que tienes sobre ello y las habilidades y puntos fuertes que te convierten en el mejor candidato para ese trabajo. Este perfil será lo que enganche para seguir leyendo el resto. Es algo similar al extracto de Linkedin.
    3. Sé sincero. De nada te va a servir mentir en la hoja de vida si, después, en la entrevista personal o incluso si terminan contratándote, van a descubrir que no era cierto lo que habías escrito.
    4. No incluyas certificaciones ni diplomas ni más documentos. Estos te serán solicitados, si se considera necesario, en otro momento del proceso.
    5. Haz una redacción ordenada y clara, con un solo tipo de letra y un formato atractivo. Que lo haga diferenciarse del resto. El puesto al que optes te dará pistas de por dónde puede ir este diseño. Puedes distribuir la información por secciones y de manera cronológica. Debe ser agradable a la vista para que el reclutador se sienta cómodo con su lectura.

    La importancia de incluir nuestras habilidades en la hoja de vida

    Incluir las aptitudes, competencias y destrezas que nos hacen ser los mejores candidatos para el puesto en cuestión es fundamental. De poco o nada servirá indicar qué hemos estudiado, dónde y durante cuánto tiempo, y dónde hemos trabajado después, si no somos capaces de explicar cuáles son nuestros puntos fuertes, aquello que nos hace diferentes y valedores de esa oportunidad.

    Por eso, es importante redactar nuestras fortalezas de una forma clara y honesta, desde un punto de vista humilde pero creyendo siempre en nosotros mismos. No mientas ni exageres porque, una vez más, no será nada complicado descubrir la verdad si terminan dándote ese puesto de trabajo.

    hoja de vida atractiva

    Informando sobre nuestras habilidades estamos dando al reclutador unos datos muy valiosos de cara a esa posible contratación. En la medida que puedas, incluye datos numéricos sobre los logros alcanzados en tu anterior trabajo, por ejemplo, “gracias a mi labor como comercial la empresa consiguió aumentar un 76% sus ventas durante el año pasado”. O lo que sea.

    Estas competencias deben estar orientadas, también, hacia el puesto de trabajo concerto; es decir, si estás optando a un puesto de comercial centra tu exposición en tus capacidades negociadores, en tu empatía, tus habilidades de comunicación y tu perfil orientado a la venta. Si, por ejemplo, el trabajo tiene un alto componente digital explica tus conocimientos sobre herramientas digitales y tu capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías.

    Diferencias entre un currículum, una hoja de vida y una carta de presentación

    Realmente, la línea que separa estos tres tipos de documentos es bastante fina. El currículum ofrece datos concretos, fechas y hechos; por su parte, una carta de presentación contará una historia, es un texto más descriptivo y algo más subjetivo donde mostramos todo aquello que nos diferencia y donde expresamos nuestra valía para optar a ese determinado puesto de trabajo. Debe convencer.

    La hoja de vida parece estar un poco en el medio de ambos formatos. Aunque en ocasiones es solamente una cuestión de lenguaje. Por ejemplo, en Latinoamérica y en otros países se emplea hoja de vida como sinónimo de currículum.

    En el currículum se cuenta de manera cronológica, sin entrar en valoraciones ni en explicación de nada más, cómo ha sido nuestra trayectoria formativa y profesional. La hoja de vida, cuando hablamos de documentos diferentes, se usa para aplicar en una oferta de trabajo concreta, ya que estará redactada exclusivamente para ella. En este caso sería más similar a una carta de presentación.

    Compartir
    Artículo anteriorCómo ser el becario perfecto
    Artículo siguiente4 estrategias de productividad para dejar de procrastinar
    Colabora con Becas Estudio desde su creación. Licenciada en periodismo, ha seguido muy de cerca el mundo de la educación ofreciendo día a día noticias y becas de interés para estudiantes y actuando como guía en su camino hacia la formación que les garantice un futuro profesional prometedor.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here