La importancia de la investigación en la Universidad

    0
    202

    Los últimos tiempos han puesto de manifiesto en las universidades en España la importancia de dedicar parte de su tiempo a la investigación. Aunque España es uno de los países que menos financiación le dedica a este área en comparación a los demás miembros de la Unión Europea, hoy en día cada vez es mayor la participación de las universidades en cuanto a investigación de sus materias.

    En este sentido, las universidades y centros de educación superior en España entienden su rol como promotoras de nuevos conocimientos y estudios, impulsando así los avances tecnológicos y evitando el estancamiento de los grados que las mismas instituciones ofrecen. En la actualidad, las universidades conciben la investigación como parte de sus objetivos, acompañando por tanto a su principal fin que no es otro que la enseñanza y la capacitación de sus estudiantes.

    Beneficios de la investigación en un centro universitario

    Las investigaciones, bien sean tecnológicas, humanistas, científicas o sociales, se traducen en enormes beneficios tanto para los investigadores quienes las realizan, como para la universidad que acoge esa actividad. Esta acción da lugar a un pensamiento cada vez más crítico y creativo y recordemos que a través de ella, los conocimientos se fortalecen en el estudiante o en el investigador dejando de lado el mecanismo de repetición que tiende a crear profesionales pasivos poco innovadores e interesados por continuar.

    La investigación universitaria nos da la oportunidad de entrar en contacto real con el objeto de estudio que nuestra formación nos ha impartido y nos permite perfeccionar los conocimientos con los que contamos hasta el momento. Por otra parte, hacer aportes a la ciencia es una de las grandes aspiraciones de los investigadores, ya que brinda prestigio y reconocimiento entre sus compañeros de profesión, y esto le puede abrir nuevas puertas.

    Para la universidad, estos programas suponen también prestigio y el cumplimiento de un rol cada vez más importante dentro de la sociedad y se traducen en recursos que pueden ser dedicados bien sea a nuevas investigaciones o a la dotación de instrumentos necesarios para impartir clases o continuar con el proceso de búsqueda e innovación.

    Para muchos expertos la investigación es el elemento que le permite a la universidad trascender y mantenerse en un nivel adecuado, es decir, seguir en movimiento actualizándose ante los avances que los tiempos han dado lugar.

    Sueldo de un investigador docente en la universidad

    Una de las preguntas más comunes en cuanto a la investigación en la universidad es cual es el salario del propio investigador. Ya que un docente universitario cumple con una doble función dentro del centro académico, una de ellas es la de impartir la docencia y otra la investigación. Si esto es así, lo lógico es que se perciban dos remuneraciones diferenciadas y basadas en el ejercicio de sus funciones.

    Ahora bien, la remuneración hacia el personal docente universitario dedicado a la investigación es regulada en España por el Real Decreto 1086/1989 dictado el 28 de agosto el cual establece que los profesores de rango universitario sólo podrán ser retribuidos por los conceptos que se regulan en el mismo, incluyendo así ciertas excepciones dentro de las que se encuentra el artículo 46 de la LRU que plasma la responsabilidad del gobierno de retribuir al profesorado universitario. Esta remuneración además deberá ser uniforme a nivel nacional.

    Por otra parte, el mismo artículo expone que el Consejo Social propuesto por la Junta de Gobierno podrá acordar con carácter individual la asignación de otros conceptos retributivos, en atención a exigencias docentes e investigadoras o a méritos relevantes.

    Este decreto le da una nueva lectura al Real Decreto 1930/1984 que planteaba en qué consistiría la remuneración de un docente dedicado a la investigación. El mismo expresa un máximo del 90 por 100 de la cantidad contratada una vez deducidos los gastos materiales y personales que la ejecución de la investigación devengan para la universidad. Esto es de esta manera, siempre y cuando dicha cantidad sea inferior al quíntuplo de los haberes brutos mensuales mínimos de un Catedrático Universitario que se encuentre en régimen a dedicación exclusiva. De superar el quíntuplo, el decreto establece que el profesor no podrá percibir un porcentaje mayor al 75% del exceso.

    ¿Y si el investigador no es docente de la universidad, sino un empleado contratado?

    En estos casos, al no considerarse al investigador como un profesor universitario, no rige el real decreto 1086/1989 sino que este deberá suscribirse a la Ley 7/2007 del Estatuto Básico del Empleado Público que plantea que las retribuciones han de fijarse por parte de la institución y el contrato según los límites establecidos por la ley y por el órgano competente.

    Ejemplos de salarios de investigadores

    El importe del sueldo es conocida como una de las variables más importantes. Al respecto, el ordenamiento jurídico español instituye que es responsabilidad del investigador principal (aquella persona que dirige la investigación y que figura como el director del proyecto) la consideración de gestor de los fondos públicos asignados a un proyecto de investigación determinado.

    Si en la investigación se encuentra personal contratado y profesorado universitario, de acuerdo con la explicación anterior el importe adecuado será aquel que establezca la ley. En cuanto a los primeros no se percibirá más de lo establecido en su contrato pese a ciertas excepciones y consideración, en cuanto al segundo, el 90 por 100 de la cantidad expresada.

    Podemos concluir que la cantidad económica varía en función de los recursos asignados y del estatus bajo el que se halle el investigador. Además, como sucede en cualquier entidad pública, se debe legitimar la ordenación de pagos con el fin de eliminar así la corrupción y de minorar el riesgo a la arbitrariedad.

    De todas formas, algunas universidades tienen importes publicados en sus páginas web. Por ejemplo, podemos ofrecer una tabla de remuneraciones del año 2017 en la que aparecen tanto los investigadores docentes como los ayudantes en la Universidad de Zaragoza.

    En esta tabla podemos ver que el sueldo de un catedrático dedicado a tiempo completo a la investigación es de 1.131,36 euros, que es exactamente igual al de un profesor titular de la universidad. Según estos datos, los ayudantes podrían optar a un sueldo de 900,31 euros.

    Duración media de una investigación universitaria

    Es importante entender que no existe un criterio o una respuesta firme en relación a la duración de una investigación, ya que por lo general estas varían dependiendo de su amplitud y del campo de estudio al cual se refiere. En este sentido, existen proyectos que pueden superar los cinco años y otros tantos que requieren de un año.

    Si bien esto es cierto, debemos además saber que el período de vida del mismo dependerá en gran medida del tema y de la decisión de la entidad universitaria, por lo que un proyecto que no arroje resultados positivos de manera precisa o pronta corre el riesgo de ser desechado por disfuncionalidad.

    La duración por tanto es una variable un poco difícil de definir ya que la misma se fija sobre la base de ciertas consideraciones que escapan muchas veces del investigador y van modificándose conforme avanza la investigación. Sin embargo, antes de comenzar, el investigador debe presentar una propuesta en donde especifica el período de tiempo estimado necesario para ejecutarla.

    Tiempo de investigación en la universidad
    Aunque es complicado definir la duración de la investigación, antes de comenzar, el investigador debe presentar una propuesta en donde especifica el período de tiempo estimado necesario.

    ¿De quien es la propiedad intelectual de una investigación universitaria?

    La propiedad intelectual y todo aquello que guarda estrecha relación con los derechos de autor y la propiedad industrial se halla regulado en nuestra Ley de Propiedad Intelectual (LPI). Antes de exponer ciertos datos, es importante saber que el Gobierno de España en su momento fijó ciertas disposiciones relacionadas con la titularidad de las patentes o derechos de autor en la investigación en centros universitarios.

    El objetivo de ello está orientado a la apropiación por parte de las universidades y otros institutos de los resultados de sus investigaciones o proyectos realizados tanto por el personal docente como por el investigador.

    Ahora bien, Fernando Carbajo Abogado especialista en Derecho Mercantil expone que la LPI ha generado ciertas polémicas en cuanto a las búsquedas y proyectos que las universidades llevan a cabo. En su exposición del 21 de abril de 2016, dentro de la jornada sobre propiedad intelectual en la universidad de Navarra, él mismo argumenta que ésta no establece de manera expresa y contundente reglas sobre la titularidad de los derechos de autor en estos casos dejando así abierta la cuestión.

    En este sentido, el artículo 54 de la LES (Leyes de Economía Sostenible) expone dos ideas. En primer instante, los resultados de “las actividades de investigación, desarrollo e innovación, así como el derecho a solicitar los títulos de propiedad industrial adecuados para su protección jurídica pertenecerán a las entidades cuyos investigadores los hayan obtenido en el ejercicio de las funciones que le son propias”. En segundo lugar los derechos de explotación también corresponderían a dichas entidades, esto da a entender que la propiedad sobre las investigaciones no pertenece a nadie más que a las universidades.

    Sin embargo, según el abogado moralmente los derechos de autor deben recaer sobre el personal docente e investigador de las universidades o centro de investigación públicos, lo que se da por tanto en la LES es el intento por equiparar los regímenes de patente y derechos de autor en un mismo término.

    Esto, para muchos es incorrecto y de ser así dicha ley cae en contradicción con el artículo 20 de la Ley de Patentes que plantea que los derechos de explotación recaen sobre el autor. Es indudable que todos los ordenamientos jurídicos en el mundo contienen pequeños vacíos y en el caso de España, la Ley de Universidades no deja claro explicitamente sobre quien recaen los beneficios que se logran en las investigaciones.

    Nuestro consejo llegados a este punto, es dejar bien claro de una manera escrita y firmada con el responsable de la investigación y la universidad de quién será el propietario de los resultados de la investigación, para así evitar dudas y malentendidos en un futuro sobre quién podrá explotar los beneficios de la investigación.

    Becas para la investigación en la universidad

    En ocasiones, las llamadas becas de investigación son contratos que convierten al becario en un trabajador contratado por el investigador principal, por lo que es más conveniente verlo como un contrato de trabajo para desempeñar unas labores de investigación.

    En BecasEstudio vamos publicando todas las becas de investigación de las que tenemos conocimiento y las que nos hacen llegar algunos organismos. Por ejemplo, las tres últimas que nos han llegado a fecha de hoy son las siguientes:

    Cuatro becas de investigación en el museo nacional del prado

    Hasta 18.000 € otorgan estas becas de investigación en Madrid.

    Becas de hasta doce semanas en Harvard

    ¿Quieres tener acceso a los recursos de la Universidad de Harvard? Aprovecha estas becas.

    Hasta 27.500 euros para investigar en Japón

    De tres a doce meses en Japón gracias a las becas de la fundación Canon.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here